LOS HOMBRES DICEN COSAS

Nos hemos acostumbrado a encender la televisión o a sintonizar la radio y en los debates, en las tertulias ver y escuchar  siempre lo mismo: hombres.

Los hombres inundan nuestras pantallas y nuestros oídos opinando absolutamente de todo, hasta de lo que no experimentan y no viven.

Para encontrarte a una mujer en una tertulia a cambio tiene que haber unos tres hombres a su lado. Una igualdad bastante irreal de la que no tenemos que sentirnos orgullosos.

Vivimos situaciones muy paradójicas, como la que denunciaba el pasado 10 de octubre la periodista Nuria Varela: “Genial, @HoyPorHoy de @garridocoronado Cuatro hombres explicando el acoso que sufrimos las mujeres… Esto va de mal en peor.

O cómo la que denunciaba también, Isa Mastro, directora de la Agencia de Comunicación y Género: “Esto, Srs de @DebatAlRojoVivo no es periodismo, si no representáis a toda la ciudadanía. #SinMujeresNoHayPeriodismo #CatARVIncertidumbre”.

Y es que el problema no está únicamente en que sólo hombres hablen de cosas que nos ocurren a las mujeres. El problema está en que, si las mujeres no tienen representación en el periodismo y en la vida pública, se las está ocultando, obviando, silenciando y con ello su voz y la de todas las mujeres.

Nos excluyen de todo; del lenguaje, de los puestos directivos, de la participación, de los deportes, de muchísimas profesiones y también nos excluyen de la vida pública.

Si las mujeres no estamos representadas, las mujeres no existimos y por lo tanto nuestras opiniones, nuestros logros y nuestros problemas tampoco existen. Luego es muy fácil hacer lo que ha hecho la academia de los Nobel y decir que se siente “decepcionada” porque pocas mujeres resultan galardonadas, cuando han sido ellos los que nos han excluido desde el minuto cero.

Esta exclusión tan “sutil” que recibimos las mujeres se convierte en un efecto dómino en el que nosotras siempre salimos perdiendo; si las mujeres no aparecemos en la televisión o en la radio es porque las mujeres no somos “escuchables” y lo que decimos no tiene ningún valor ni ninguna trascendencia, o por lo menos no tanta como la que podrían tener los hombre. Si no salimos en la televisión no se nos conoce y por lo tanto nuestra perspectiva, nuestras opiniones y nuestro punto de vista desaparece porque (vuelvo a repetir) no es tan importante. Si no salimos en los medios de televisión y no se nos conoce tampoco se nos escucha y por lo tanto se sigue haciendo un tipo de ideología en el que la mujer es inexistente.

Desde que la sociedad es sociedad como tal, las mujeres hemos sido relegadas a la esfera privada, y ahora que comenzamos a salir con fuerza a la esfera pública los que la dominan nos intentan relegar de nuevo. No lo digo yo, en una profesión como es la del periodismo más del 50% son mujeres pero en cambio, sólo el 10,9% de los puestos directivos en los medios de comunicación están ocupados por mujeres.

Nos vendieron que sí estudiábamos y nos esforzábamos por encima de las posibilidades (esas que nos quitaba la sociedad machista), conseguiríamos tener voz y ser escuchadas pero, evidentemente, no ha sido así.

El proyecto de Monitoreo Global de Medios, permite analizar la presencia de las mujeres a la información que se brinda a través de los medios en 100 países diferentes. En España concretamente sólo el 9% de las fuentes expertas consultadas para la elaboración de noticias son mujeres. Es decir, somos más las chicas que decidimos estudiar periodismo pero nuestra voz se apaga cuando intentamos dejar de estudiar para comenzar a hablar.

Como comentaba esto es un efecto dominó, una pescadilla que se muerde la cola constantemente y que parece no tener fin.

Ellos son los expertos y nosotras las reporteras, las que cuentan la noticia con objetividad, las que no opinan porque no son escucharles. Nos vendieron que se nos escucharía siempre y cuando nos formásemos y tuviésemos los datos y la experiencia suficiente como para poder hablar, y ahora que la tenemos nos intentan volver a relegar a un plano privado, a un plano neutro en el que las mujeres vuelven a ser las voces mudas.

Por Microrrelatos Feministas @Relatofeminista

Puedes ayudarnos con 1 euro al mes para pagar los gastos del mantenimiento web uniéndote a nuestro grupo de Teaming aquí:

https://www.teaming.net/mujeresenluchaprograma-grupo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: